Buscador Felox

Búsqueda personalizada

19 nov. 2009

Al e-mail le quedan 10 años de vida

Seguramente usted envía y recibe todos los días varias docenas de correos electrónicos. Pero si tiene hijos pequeños o en edad adolescente, hágales la pregunta: ¿cuántos e-mails manejan al día?

Y es que para los más jóvenes, la comunicación digital se identifca cada vez menos con el símbolo @, y más con los mensajes enviados a través de móviles, redes sociales o messenger.

Un estudio presentado por la operadora británica TalkTalk, elaborado por la Universidad de Kent, ha puesto incluso fecha de caducidad para el correo electrónico: diez años. No es que para entonces el e-mail haya desaparecido (como tampoco lo ha hecho actualmente el correo postal), pero sí que se habrá convertido en una herramienta obsoleta.

Los investigadores han analizado el uso del correo electrónico en los diferentes grupos de edad, y aunque por ahora es una herramienta en general muy extendida entre todo tipo de internautas, no está nada claro que lo vaya a seguir siendo en el medio plazo.

El e-mail es un recurso más propio de la vieja escuela digital: por grupos de edad, lo utilizan el 98% de los mayores de 65 años, el 96% entre 45 y 64, el 87% entre 25 y 44, y el 86% entre 15 y 24. Por debajo de 15 años, sólo lo emplean el 51% de los jóvenes internautas.

Según explica Mark Schmid, Director de Comunicación de TalkTalk, "el e-mail ha sido el modo de comunicación dominante en Internet durante los últimos 20 años, pero eso no siginifica que siempre vaya a seguir siéndolo".

"La gente cada vez opta más por mandar mensajes rápidos y cortos, que lleguen instantáneamente a muchas personas, y para hacer eso hay mejores medios que el e-mail. A partir de las tendencias que vemos, el e-mail podría agonizar a finales de la próxima década", añade Schmid.

El estudio, sin embargo, se centra sólo en el uso personal del e-mail, omitiendo su función en las empresas. Y es que resulta poco creíble que las comunicaciones corporativas vayan también a desarrollarse vía Twitter o Facebook.

Pero al menos una ventaja tendrá la supuesta defunción del e-mail: librarnos del spam.

Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario